¿Por qué los judíos no creen en Jesús?

¿Por qué los judíos no creen en Jesús?


Por Erick Gutiérrez


Porque los conceptos que promueven los seguidores de Jesús difieren mucho de lo que enseña la Biblia Hebrea o Tanaj, mal llamada Antiguo Testamento, de hecho, los autores del Nuevo Testamento enseñaron que hay leyes abolidas, ignorando que los mandamientos de la Torá no pueden derogarse (Deuteronomio 4:2), además, enseñaron una especie de politeísmo disfrazado de monoteísmo, ya que consideraron a Jesús como un «dios encarnado», lo cual contradice los principios fundamentales de las Escrituras hebreas.

El otro problema son las supuestas profecías que promueven como evidencias de que Jesús era el mesías esperado, la verdad es que sólo son versículos sacados de contexto, pero de las auténticas profecías que debe cumplir el mesías, Jesús no cumplió ninguna.

Tampoco hay evidencias serias acerca de la existencia de Jesús, y la nota marginal que aparece en un libro de Flavio Josefo obviamente fue manipulada por otra persona, porque al verdadero mesías no se le reconocerá por andar caminando sobre el agua, ni por convertir el agua en vino, sino por el cumplimiento de ciertos logros específicos.

 

Desarrollemos estas ideas.


1.- Monoteísmo vs Politeísmo.

Los profetas del Tanaj insistieron en que el Dios de Israel es uno (Deuteronomio 4:35; 6:4; Isaías 43:10; 45:5; 1 Reyes 8:60; Salmos 83:18), a esto se le conoce como monoteísmo, es decir, no hay lugar para dos, ni para tres dioses en uno, como enseñan los seguidores de Jesús.


2.- La Torá es inderogable.

La Ley mosaica no se puede modificar, y no se le puede agregar una Ley oral, ni se le pueden quitar mandamientos, porque es inderogable (Deuteronomio 4:2; 12:32), solamente hay Torá escrita, la supuesta Torá oral que promueven los rabinos es invento de hombres (Josué 1:7-8; 8:35). Por otro lado, los seguidores del Nuevo Testamento enseñan que las leyes ceremoniales y sacrificios de animales fueron abolidos, a pesar de que las profecías muestran que los sacrificios serán restablecidos en el futuro (Ezequiel 40:39; Zacarías 14:21), cuando sea levantado el tercer Templo, el cual permanecerá para siempre (Ezequiel 37:26-28)


3.- Versículos sacados de contexto.

a) ¿Nacerá de una virgen?

Isaías 7:14: «Una joven concebirá, y parirá hijo, y llamará su nombre Immanuel», en primer lugar, el texto hebreo no dice virgen/betulá, dice joven/almá, y se refiere a una señal que el Eterno le dió al rey Ajaz, porque desde el verso 11 el Eterno le estaba ofreciendo una señal al rey, entonces, ese joven llamado Immanuel vivió en tiempos del profeta Isaías, porque antes de que ese niño pudiera discernir entre el bien y el mal (vs. 16), el reino del norte de Israel y Siria serían desoladas, esto se refiere a la guerra siro-efraimita que ocurrió en el siglo VIII aec, por ende, ese texto no tiene ninguna relación con las profecías mesiánicas.

b) Padre eterno, Príncipe de paz.

En Isaías 9:6 se habla de un niño que ya había nacido, porque dice: «un niño nos ha nacido, un hijo nos ha sido dado», y luego dice que será llamado por el Admirable Consejero, Dios Poderoso, entre otros epítetos, obviamente, esos calificativos no se refieren al niño que había nacido en ese tiempo, quien después se convertiría en el rey Jizkiyah (Ezequías), sino a quien lo llamó y eligió para ser un rey, es decir, el Admirable Consejero, Dios Poderoso, Padre Eterno, Príncipe de Paz es YHVH.

c) ¿Sus orígenes son desde tiempos antiguos?

En Miqueas 5:2 se menciona que el libertador saldrá de Bet Lejem Efratá porque Ishaí, el padre de David era de esa ciudad (1 Samuel 17:12), y el mesías será un descendiente de Ishaí (Isaías 11:1), después dice que sus orígenes son muy antiguos, esto se refiere a que el Eterno había planeado todo esto desde hace muchísimo tiempo. Seamos sinceros, Jesús no tenía padre judío conocido, y no era descendiente de David, eso lo descarta inmediatamente como candidato a mesías.

d) El Eterno le dijo a mi Señor.

En el Salmo 110:1 no hay dos seres divinos como afirman los cristianos, más bien, encontramos al rey David hablando en tercera persona acerca de si mismo, él es el señor a quien El Eterno puso a sus enemigos como estrado de sus pies, esto lo confirma la misma Escritura en 1 Reyes 5:3 donde dice: «Tú sabes como mi padre David no pudo edificar casa al nombre de YHVH su Dios, por las guerras que le cercaron, hasta que YHVH puso sus enemigos bajo las plantas de sus pies.»

e) ¿Quién es el siervo sufriente de Isaías 53?

Dejemos que la misma Escritura responda: 

«Mas tú, Israel, siervo mío, Iaakov, a quien yo escogí; simiente de Abraham mi amigo.», (Isaías 41:8)

«Acuérdate de estas cosas, oh Iaakov, e Israel, que mi siervo eres: Yo te formé, mi siervo eres tú ; Israel, no me olvides.» (Isaías 44:21)

«Mi siervo eres, Oh Israel, que en ti me gloriaré» (Isaías 49:3)

 Entonces, en Isaías 53 se describen las persecuciones y padecimientos que ha sufrido el pueblo de Israel, no se refiere a una persona, sino a Israel como pueblo.

4.- Profecías mesiánicas.

Cuando venga el mesías habrá paz mundial (Isaías 2:4), las naciones convertirán sus espadas en rejas de arado (Miqueas 4:3), terminará el exilio, y todo el pueblo judío volverá a habitar en Israel, en seguridad. (Ezequiel 37:21-23), también se reconstruirá el Templo en Ierushalaim (Ezequiel 37:26-28), y se reactivarán las ofrendas por el pecado (Ezequiel 40:39).

 

Meditemos en las siguientes preguntas:

¿Los gobiernos mundiales han convertido sus espadas en rejas de arado?, NO.

¿Hay paz en el mundo?, NO.

¿Regresaron todos los judíos y las tribus perdidas a Israel?, NO.

¿Se ha reconstruido el tercer Templo en Ierushalaim?, NO.

¿Se han reactivado los sacrificios en el Templo como anunció el profeta Iejezkel?, NO.

¿Ungieron a un rey (mesías) en Israel?, NO.

Entonces, la era mesiánica y el mesías no han llegado.