La simiente de la mujer y la de la serpiente (Génesis 3:15)

La simiente de la mujer y la de la serpiente


Por Erick Gutiérrez

Algunos dicen que la simiente, o mejor dicho, la descendencia de la mujer, en este caso de Java, la esposa de Adam se refiere a un cordero, otros dicen que se refiere al mesías, otros dicen que es una profecía, otros dicen que es una sanción, pero, ¿Cuál es la verdad de este asunto?.

En Génesis capítulo 4, vemos, de acuerdo al contexto, que Adam y Java habían pecado, entonces, estaban siendo sancionados, la serpiente a la cual se le dio el don del habla, también fue sancionada, porque utilizó ese don para engañar.

Entonces, aquí no hay ninguna profecía, sino más bien sanciones por el mal comportamiento en el jardín de Edén.


¿Qué es la simiente?

La palabra hebrea que encontramos en el texto es zerajá, que quiere decir: "tu descendencia", y, ¿Cuál es la descendencia de la mujer?, pues la misma Escritura dice que es toda la humanidad.

"Y llamó el hombre el nombre de su mujer, Java; por cuanto ella era madre de todos lo vivientes." (Génesis 3:20)

Entonces, si la descendencia de la mujer es toda la humanidad, ¿Por qué algunos dicen que es un cordero o un solo hombre?

Pues, porque no entienden las Escrituras.

Ahora que ya tenemos claro el contexto, leamos el versículo en cuestión:

"Y enemistad pondré entre ti y la mujer, y entre tu descendencia y la descendencia suya; ésta te herirá en la cabeza, y tú le herirás en el calcañar." (Génesis 3:15)

Entonces, este verso se trata de una enemistad entre la humanidad y las serpientes, no tiene ninguna relación con un cordero, y tampoco es una profecía mesiánica. 

En el futuro esa enemistad terminará, y el temor que tienen los animales hacia el hombre también, como se puede leer en Isaías 11.

"El niño de pecho jugará sobre la cueva de la culebra, y el recién destetado extenderá su mano sobre la cueva de la víbora." (Isaías 11:8)